Aprender desde el amor

 

 

 

Hoy mi mensaje no cabe en un post de Instagram como últimamente os tengo acostumbrados.

Hace mucho que no escribía en el blog y ya desde hace días las palabras se me amontonan en el corazón deseando ser esparcidas por el Mundo.

 

 

Tan solo podemos ofrecer al Mundo lo que somos. No damos lo que queremos o anhelamos ser o lo que hemos aprendido, OFRECEMOS LO QUE SOMOS EN ESENCIA.

 

Por lo tanto dar conocimiento, datos y frases sin haberlos integrado es algo tan vacío como una palabra rápida y no gestada desde el corazón. Ya sabéis, de esas que oímos muchas veces en este Mundo porque nos han dicho que más valen palabras rápidas y sin sentido que un silencio que tanto tiene para contarnos.

 

 

 


Si no tenemos nada que sume al Mundo, una buena opción es quedarnos en ese infinito silencio hasta que la palabra sabia nacida del alma desee ser expresada.


Venimos a este plano a aprender desde la experiencia, y de ahí nacieron creencias y frases tan populares como: la letra con sangre entra o nadie escarmienta por cabeza ajena.

Estas afirmaciones fueron muy ciertas en un tiempo anterior (con un estado de conciencia más bajo*) y lo son para algunas situaciones todavía, pero como siempre os digo, PODEMOS ELEGIR LA ACERA DEL AMOR para disfrutar del regalo que es vivir.

Recordad que hemos venido a ser felices, a brillar y a expandir esa luz.

 

*Estado de conciencia es la sabiduría que posee nuestra alma y le permite vivir la realidad desde una perspectiva u otra.

 

Ha llegado el momento, tenemos el estado de conciencia suficiente, para vivir y aprender desde el amor y estamos en capacidad de cambiar esas creencias por unas nuevas que nos acompañen a caminar la plenitud.

 

¿Cómo hacer eso? Muy fácil, sustituyamos el: "nadie escarmienta por cabeza ajena", por el: "si sabemos mirar, el Mundo entero es un maestro".

Esto significa que ya no hace falta que vivamos ciertas experiencias en carne propia si viviendo el eterno presente elegimos aprender de lo que la vida nos ponga delante y trascender la experiencia extrayendo de ella la misma sabiduría.

 

La clave de esto es mostrarnos muy receptivos a todo lo que a nuestro alrededor se nos presente, entendiendo que todo es un gran espejo y algo tiene  que mostrarnos de nosotros, tanto lo positivo como negativo.

 

Cambiando la reacción por la respuesta y acallando a la loca de la casa. Observando la emoción, todo lo que mueve en ti, lo que ves, y trabajando esa situación del mismo modo que si nos sucediera a nosotros pero con la ventaja de no tener toda la carga emocional que implica vivirla en primera persona.

 

Tendrás que aplacar al ego, ese que se siente dolido cuando algo "no sale como el quiere". Ahí demostrarás al mundo la fortaleza de las lecciones aprendidas y aceptarás lo que la vida te traiga entendiendo que todo lo sucedido lo convocaste tú para tu mayor bien.

 

Porque ya integraste que toda casusa tiene un efecto (si no lo hiciste ahora es el momento), y que para vivir desde la acera del amor, debes aprender a observar tus causas y responsabilizarte de ellas, es decir: ¿qué he estado haciendo hasta ahora que siempre me devuelve los mismas efectos?

 

Una vez observado cambiaremos esa causa por una más amorosa con nosotros y afín a lo que queremos conseguir. Y ahí entrará de nuevo el ego y la loca de la casa, pero tranquilos, porque si respiramos y nos tomamos el tiempo suficiente para discernir (recordad: que elegir es utilizar tu poder personal), elegirás desde tu corazón, y ese nunca se equivoca.

 

Esto tal vez te parezca imposible ahora, porque incluso sea la primera vez que lo oyes, pero recuerda que estamos en un lugar maravilloso de aprendizaje.

Date el permiso para ir probando tus propios ensayo-error hasta que te perfecciones, pero también te recuerdo, que si estás viviendo lo que se te plantea, es porque puedes con ello y dentro de ti reside la respuesta correcta que puedes encontrar a la primera.

 

 Ahora vuelvo a plantearte la pregunta:

 

¿Deseas vivir desde la acera del miedo donde sufras desdicha, dolor, desesperanza y las creencias que te acompañen sean: la vida es dura, la letra con sangre entra, nadie escarmienta por cabeza ajena...?

 

o

 

¿Eliges la acera del amor donde todo el Mundo es maestro y alumno, donde dentro de mí reside el poder de elegir desde mi corazón, tengo la capacidad de trascender todo cuanto me sucede, el primer paso para liberar una experiencia llamada "difícil" es aceptarla...?

 

Somos mucha las mujeres que caminamos en esta acera llena de amor, crecimiento, expansión y plenitud, ¿te sumas a nosotras?

 

 

Con infinito amor, Inma.

 

 

 

 

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    lola mercedes cubides (miércoles, 22 agosto 2018 21:39)

    Gracias infinitas por recordarnos los maravilloso y poderoso de nuestro Ser Interior